Política de Gestión de Servicios

Grupo Gtd se compromete a gestionar los servicios dentro del alcance definido a través del Sistema de Gestión de Servicios (SGS), basado en las buenas prácticas del estándar internacional ISO/IEC 20000-1, con el fin de entregar la mejor experiencia de servicios a nuestros clientes, procurando contar con servicios que hayan sido correctamente planificados, diseñados, transferidos, operados y mejorados para así apoyar en el cumplimiento de los Acuerdos de Niveles de Servicio (SLA) vigentes comprometidos. Para esto Gtd se compromete específicamente a:

 

  •  Implementar, mantener y mejorar de forma continua un Sistema de Gestión de Servicios (SGS) según los requisitos establecidos en la norma ISO 20000-1 vigente.
  • Cumplir con los niveles de servicio comprometidos a nuestros clientes según el catálogo de servicio vigente establecido dentro del alcance del Sistema de Gestión de Servicios, junto con los requisitos legales, reglamentarios y de negocio, propios de nuestra actividad.
  • Realizar evaluaciones para identificar los riesgos y oportunidades asociadas a la prestación de servicios cada vez que sea necesario y en conformidad con los requisitos del negocio.
  • Determinar e implementar medidas de tratamiento que permitan mantener controlados los riesgos que pudiesen afectar el o los SLAs comprometidos a los clientes.
  • Capacitar, difundir y concientizar sobre el Sistema de Gestión de Servicios a las partes interesadas, según corresponda.
  • Realizar control a las terceras partes involucradas en el ciclo de vida de los servicios, considerando las principales áreas, proveedores externos e internos y servicios críticos involucrados con el fin de utilizar un enfoque basado en la mejora continua.
  • Auditar a intervalos planificados el Sistema de Gestión de Servicios, aportando a la mejora continua de este y asegurando que en caso de encontrar hallazgos que comprometan la eficacia del SGS, estos puedan ser tratados oportunamente.

  • Revisar el Sistema de Gestión de Servicios al menos una vez al año y/o cada vez que existan cambios significativos en las plataformas tecnológicas, en los procesos y en los recursos, llevando a cabo las actualizaciones y cambios que sean necesarios en el momento oportuno.